Home     Contact Us         Log in
Feb 24
Tuesday
Uncategorized
Discurso del día de Shambhala en el año de la oveja de madera

Discurso del día de Shambhala en el año de la oveja de madera (19 febrero 2015)

EL KONGMA SÁKYONG:

Muy buenos días a todos y buenos días y buenas tardes a todos los que se han unido a la retransmisión. [A la asamblea:] Pueden decir “Buenos días”. [Asamblea: “¡Buenos días!”] Enhorabuena a todos por haber venido ¡No ha sido fácil!

Me gustaría dedicar un instante en este día concreto de Shambhala para reconocer que marca el vigésimo aniversario de mi llegada oficial al trono de Sákyong. Aunque esto sea claramente personal, y para quienes estuvieron allí, han transcurrido con mucha lentitud. [Se ríe, risas] Al mismo tiempo es sorprendente lo que ha ocurrido a lo largo de esos años.

Como sabemos éste es el año de la oveja. Esta mañana cuando estaba sentado en la corte Kalapa, en mi residencia personal, estuve mirando la caligrafía realizada por mi padre, el Dorje Dradül, Vidyadhara el Venerable Chögyam Trungpa Rimpoché, dieciséis años antes de la entronización del Sákyong, cuando me autorizó como el Sawang. Eso significa que han pasado realmente treinta y seis años. Es un ciclo completo en algunos sistemas astrológicos. Hay una verdadera sensación de que ha tenido que pasar todo este tiempo para plantar una semilla, una semilla muy poderosa. Haber sido entronizado como el Sákyong no es algo personal sino que representa el recorrido que hemos hecho como comunidad. Concretamente representa la visión e inspiración que quería el Dorje Dradül.

En este día celebramos un año nuevo y una etapa nueva y, al mismo tiempo, fructifica lo que ha ocurrido en el pasado. Lo que ha ocurrido en parte ha sido que mi propio recorrido personal de sákyong o “protector de la tierra” es realmente análogo al que hemos pasado todos. Esta idea de la dignidad humana estaba incorporada en la esencia de las enseñanzas Shambhala. Celebramos y seguimos descubriendo el recorrido de Shambhala que se basa en la idea esencial de que la humanidad está despierta, de que la humanidad es buena, de que la humanidad es completa.

Esta simple afirmación tiene implicaciones profundas como hemos descubierto a lo largo de los años. Por consiguiente la premisa de Shambhala es el sol naciente y, de hecho, todo el ciclo de las enseñanzas de Shambhala utiliza la imagen del sol, es nuestro logotipo. Es el nacimiento de la conciencia humana. Por un lado es profundo y reflexivo, puede ser esotérico y, por otro lado, esta idea del amanecer de la humanidad, de estar despierto, de ser bueno, fuerte y digno, es el tema central que sigue impregnando nuestro mundo. Con tanto miedo e inestabilidad nos da una sensación real del rumbo que mantenemos. Todos nos damos cuenta de que hay una idea de humanidad, por eso estamos interesados e involucrados en conectar: hay una apertura o suavización enorme, una disposición y voluntad para vivir la vida de una manera determinada.

Hoy comienza un año nuevo y el mensaje básico de Shambhala se refiere a la vida, se refiere a amanecer de la energía. No se trata de ignorar que nacemos, crecemos, nos enfermamos y morimos en una existencia cíclica sino que se trata de mirar si estamos realmente comprometidos en la vida, si vivimos con plenitud y cuál es la idea que tenemos de la vida. ¿O la vida está velada por una especie de montaje, no en el sentido de tener prejuicios sino de disipación de energía? El año nuevo es un momento excelente para ver cómo vivimos la vida. Nos reunimos, todas las culturas lo hacen así. Y respecto a la forma de vivir la vida, un koan concreto de Shambhala es si se trata de algo que está a nuestro alcance. Ésa es la gran pregunta.

Lo que se plantó hace veinte años es el linaje de Shambhala, que ahora está fructificando y señalando el rumbo del futuro. La humanidad amanece, la humanidad está despierta: ése es nuestro linaje aunque queda mucho por recorrer. Me doy cuenta, como supongo que también muchos de ustedes, de que es algo que afecta a muchas generaciones, es una gran perspectiva. Es importante que hoy celebremos lo que hemos logrado.

Quiero agradecer a todos su perseverancia. Concretamente quiero ofrecer mi gratitud profunda al Sr. Richard Reoch, que ha realizado el servicio de dedicar su vida. Hoy está con nosotros desde Estambul, se ha marchado lo más lejos posible [risas] pero. . . le vemos, Richard, y siempre le daremos la bienvenida cuando regrese. Es un ejemplo de dedicación y de humor. Incluso ahora mismo está explorando un territorio nuevo sobre la forma de impulsar esta visión.

El hecho de que Richard se encuentre en Estambul y en Europa indica que  Shambhala ha crecido en esta última etapa de ser un grupo de comunidades bastante locales hasta ser una comunidad global. Este años hemos establecido Berlín como nuestro centro europeo y hemos celebrado festivales en Estados Unidos. Mucha gente se une a nosotros a través de la web. El día de Shambhala se ha convertido en un acontecimiento cultural. Todo esto señala el elemento global de la visión de Shambhala.

También quiero mostrar mi reconocimiento por la fortaleza de la Sákyong Wangmo que ofrecerá un mensaje a todos. El principio femenino del guerrero ha sido increíblemente nutriente y fortalecedor para mí personalmente en esta etapa y también para la comunidad. Por supuesto espero que siga siendo fuente de inspiración para todos ustedes como lo es para mí.

El siguiente paso que debemos dar como comunidad es recoger esos principios y aplicarlos en casa. Veo este año de la oveja de madera como una etapa de estabilización y vida doméstica. Shambhala tiene que estar donde estemos nosotros. Hemos trabajado con sus principios y teorías pero, como sabe todo el mundo, el mejor sitio para probarlos es en casa. Ahí resulta muy evidente lo fuertes que son estos principios. Los hemos llevado desde la visión a los centros y ahora se trata de llevarlos a nuestra casa.  Da igual la situación que tengamos en casa, debemos tener una sensación de buena fortuna por tener una casa, una sensación de pertenecer y ser.

La capacidad de Shambhala para continuar no sólo consiste en los centros Shambhala sino también en que estas enseñanzas realmente aterricen en nuestro hogar y en la vida. Me gustaría esforzarme en el significado de esto a lo largo de la próxima etapa. Hemos tenido tiempo de contemplar los principios de la bondad fundamental y la sociedad iluminada y hay que ahondar estos principios en la vida si vamos a crear una cultura y una sociedad. El hogar es donde podemos relajarnos y fortalecernos y, al mismo tiempo, puede ser una trampa, nos puede generar energía positiva o negativa. Muchas cosas que pasan en el mundo se relacionan con esta idea de hogar, cómo vivimos y cómo nos relacionamos. Muchas enseñanzas que recibimos no se refieren sólo a nosotros sino a la comunidad y la sociedad. Al subrayar el hogar establecemos la base de la ética y la comunicación y cómo podemos vivir y sobrevivir como personas. Ésa es una forma que Shambhala puede ofrecer y resultar beneficiosa para el mundo.

Otra forma de decirlo es que ha llegado el momento de que nos manifestemos. En los últimos años nos hemos manifestado con distintos grados de confianza, ni siquiera estamos seguros de los principios de la bondad fundamental. Con el diálogo y el debate al respecto se ha producido cierta madurez y ¿hasta dónde llega ahora? Llega hasta el hogar que es la semilla de la sociedad iluminada. ¿Se puede regar esa semilla para que crezca? Depende del lungta que tengamos como comunidad, depende de nuestro corazón.

Este recorrido ha estado muy relacionado para mí con el corazón. Digo encantado que no es un recorrido de la cabeza porque ninguna “cabeza” lo haría [risas] pero, como sabe todo el mundo, el corazón es difícil de controlar. Así que les invito a mirar su corazón y ver si lo tienen en ello porque si esto se va a producir, abrumados como estamos por muchas cosas, ocurrirá por el milagro del corazón. Había muchos asuntos posibles para abordar antes de venir hoy a dirigirme a ustedes. Uno es lo sorprendente que es estar aquí, es sorprendente que nuestra comunidad tenga la posibilidad de provocar una diferencia de múltiples y humildes formas.

Lo que ha ocurrido en esta última etapa es que hemos intentado ordenar nuestra propia casa. Ya están todos ustedes haciendo cosas sorprendentes en todo el mundo. Cada vez veo con más frecuencia que, por la razón que sea, una parte de las enseñanzas nos impacta y nace una idea, nace una inspiración. Eso es Shambhala. Es ese acto de bravura. Es la acción de comprometerse, el sol que amanece. Estamos intentando construir una cultura basada en eso, la cultura de la fortaleza y la posibilidad.

Esto es verdaderamente el linaje que se me pidió que mantuviera y realmente nos ha llevado todo este tiempo alinearlo y fortalecerlo. Veo este linaje de bondad fundamental como el sol y la sociedad iluminada como los rayos. Se ponen el sol y los rayos juntos y se obtiene brillantez. Estoy encantado de afirmar que el sol y los rayos se han unido y que ha supuesto treinta y seis años.

Por supuesto en un día como hoy quiero extender esos rayos a todo el mundo y me gustaría animar a todos los que están participando. Sé que muchos se enfrentan a dificultades personales o de salud. Muchos experimentan cambios, muchos experimentan crecimiento pero en un día como hoy, al conectarnos con cierta energía primordial de la humanidad, es importante pensar que estamos realizando este fantástico recorrido de la vida. Es importante reconocer por un instante que el tiempo ha pasado.

La gente más brillante ha intentado comunicar la naturaleza de la realidad que, en nuestra tradición, consiste en tener la fortaleza de reconocer y conectar con la tristeza, la alegría, la fortaleza y la fragilidad de nuestra experiencia. Esto se demuestra hoy. Todo el mundo ha tenido que llegar hasta aquí, todo el mundo ha tenido que invertir energía en estar aquí y de alguna manera se ha producido. A partir de aquí podemos lanzar el año nuevo que es una manera excelente de seguir al caballo, estabilizándolo e incorporándolo a la experiencia personal.

Ahora que estamos conectados globalmente en este día concreto de Shambhala, les pido que hagan conmigo una aspiración por lo que será este año próximo. Me gustaría que quien lo desee extienda la mente y diga cómo serán los próximos veinte años. ¿Qué visión tenemos? El día de Shambhala es una ocasión excelente para soltar el año anterior en ese espacio de no saber, para levantar la energía y proyectarla hacia el futuro.

De acuerdo. Por favor siéntense. Al unirnos reflexionemos personal y globalmente sobre lo que ha ocurrido en el pasado que se ha disuelto. Al unirnos como comunidad, con toda nuestras expectativas e incertidumbres, permitan que surja la confianza. Y ahora, sobre la base de la fortaleza, la dignidad y la bondad, hagan una aspiración para este año siguiente y más allá, si lo desean. Por el simple acto de la intención se inician las condiciones y las causas. [Pausa] Al aprovechar este momento globalmente dejando que se extienda el sol de Shambhala, vamos a hacer una aspiración para resultar beneficiosos: para fortalecer a quienes necesiten ser fortalecidos, para ayudar a quienes sufren y para crear una cultura basada en los principios de fortaleza, amabilidad e inteligencia.

Les ruego que hagan conmigo una inclinación para terminar. [Todos se inclinan].

Muchas gracias a todos y ahora podemos continuar con el programa.

LA SÁKYONG WANGMO: Alegre día de Shambhala y feliz losar. Me dirijo a ustedes desde la corte Kalapa. Madrugamos esta mañana para celebrar el día de  Shambhala con Jetsun Drukmo y Jetsun Yudra. Espero que lo celebren con la familia, los amigos y la comunidad.

Este año es especial porque conmemoramos el vigésimo aniversario de la entronización del Sákyong y, desde entonces, el Sákyong ha trabajado sin cesar para establecer y fortalecer nuestro linaje. La comunidad se ha fortalecido y ha florecido bajo su dirección en esta etapa. Espero que podamos todos hacer aspiraciones profundas en este año nuevo para que se mantenga su gran visión de la sociedad iluminada. Les animo de nuevo a que se manifiesten en su vida hogareña como guerreros. Ya sea en el trabajo, en la vida de familia o en la práctica, el año nuevo siempre es buen momento para levantar el propio lungta y mostrar gratitud por esta vida preciosa.

Así que les ruego que lo celebren. Que el año nuevo traiga mucha felicidad, salud, alegría y prosperidad. De nuevo, alegre día de Shambhala, feliz losar y que lo disfruten.

¡KI KI SO SO!

Y aquí está Jetsun Drukmo que les desea a todos un alegre día de Shambhala.

Jetsun Drukmo: Alegre día de Shambhala y feliz losar. ¡KI KI SO SO!

Comité de traducción Nalanda España, febrero 2015
http://traducciones.shambhala.es/

 

Be Sociable, Share!
Post Tags: , , ,

Sorry, comments for this entry are closed at this time.



Website Development by Blue Mandala using Wordpress MU.
All content and source Copyright © 1994-2017. Shambhala International (Vajradhatu), Shambhala, Shambhala Meditation Center, Shambhala Training, Shambhala Center and Way of Shambhala are registered service marks of Shambhala USA

Facebook

Get the Facebook Likebox Slider Pro for WordPress